Absolutamente principiantes

milky-way

“…Principiantes absolutos, No tengo nada mucho que ofrecer,
No hay mucho que tomar. Soy un principiante absoluto…
Mientras estemos juntos , El resto puede ir al infierno…

Si nuestra canción del amor , Podía volar sobre las montañas
Podía reírse del océano, sobre las angustias , Justo como las películas…

Nada mucho podía suceder, Nada que no podemos sacudir
Oh somos principiantes absolutos ,Con nada mucho en juego
Mientras todavía estés sonriendo, No hay nada más que necesito”

Ser principiantes. Esa condición fija el mejor obstaculo para nuestra especie, el hecho de tener esa relación entre temor y deseo por iniciar cosas nuevas nos ha permitido avanzar, cruzar cada vez ese límite, ese que se creía inalcanzable hasta que llegamos ahí. En ese punto, simplemente, ya buscamos lo que vemos más lejos.

“Absolutamente principiantes…” una emocionante canción de amor. Es natural que incluso dos personas que hayan tenido muchas vivencias sigan experimentando esa sensación al cruzar límites. Si bien esta es una canción de amor, para mi también habla y suena de sueños, de un idealismo, de convicciones. Si poco o nada tenemos, lo único que nos queda es tratar de alcanzarlo “todo”… o no? Puede sonar cliché o infantil, pero todos los días está la posibilidad de partir en algo, de experimentar el hecho de ser principiantes. Ese es un excelente motor para sacar fuerzas todas las mañanas, eso ayuda a “vivir”. Que puede ser mejor que hacer las cosas bañadas en la más fuerte convicción que seamos capaces de tener?

En esta época somos principiantes ante casi todo. Sabemos poco de un espacio y tiempo que en términos prácticos, ante nuestra existencia, es infinito. La vida y nuestra existencia tiene mucho de eso. Cuantas cosas podemos experimentar o dominar en nuestros ciclos vitales?  no viene mal empezar a ser principiantes, aunque el resultado sea incierto, es probable que sale algo bueno. Ya iniciar un camino tiene su merito.

Es poesía, pero también es realidad. Por sueños y convicciones se cruza el cielo y se sube montañas, más en un mundo tan contradictorio entre belleza y destrucción. Así lo pienso. Aunque se parezca mucho a las películas.

Tremenda canción, tremenda versión, del tremendo David Bowie, con su tremenda banda.
Hay gente que inspira y emociona, principalmente son artistas, científicos, deportistas u otras personas de buen corazón. Bowie es uno de esa especie. Su música está en la esfera de lo “indispensable”, por lo menos para el espíritu.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s